Hamburguesa prime, con setas y foie gras

hamburguesa con foie gras y setas
Sin miedo, que lo que engorda es el pan!

Lo que engorda es el pan y la carne mala. Así que sin miedo me preparé una buena bomba de proteína.

Usé mi generoso Ziploc de cebolla picada congelada, y unas setas variadas que tenía previamente lavadas.
Las puse en una sartén a fuego medio, para que eliminen el exceso de agua. Cuando están casi secas (se comienzan a pegar a la sartén), se les agrega un poco de aceite de oliva. Agregar toda la sal que te permita tu cardiólogo. Darles fuego generoso para que las setas dejen su color pálido por un café agradable, con vetas de tostado. Cuando están casi listas, agregar un medallón entero de foie gras, y revolver para mezclar. Rápidamente apagar el fuego, porque sino el foie gras (que es pura grasa) se derrite y pierde toda su textura y sabor.

Cocinar una buena hamburguesa, de carne de calidad, a fuego fuerte y breve de un lado para que quede rojita en el interior (si es de mala calidad, es casi suicida el punto crudo porque no se queman las alimañas). Dar vuelta la carne. Agregar las setas con foie gras sobre las hamburguesas, tapar la sartén (o cada hamburguesa con una tapa de tetera como hacía mi abuela) para que conserve mas calor, dejar unos minutos y luego apagar la sartén. Opcional: es este momento los amantes del cheese burger podrían agregarle una feta de cheddar (o de manchego de verdad para ponerle un digno oponente al foie).



Montar sobre un plato, preferentemente sin pan. Acompañar con mostaza de Dijon, y una buena cerveza ambar, o un tinto juguetón (por ejemplo algo del Valle de Guadalupe, o hasta un Malbec con poca estirpe). Incluso, por ser martes, se puede maridar bien con una Coca Zero.

Carne con salsa de setas

Carne a la cacerola con salsa de setas, lista en 20 minutos
Carne a la cacerola con salsa de setas, lista en 20 minutos

Esta receta rápida se puede hacer en 20-30 minutos. Yo la uso para reciclar carne asada que sobró (incluso usando carne cocinada que se congeló y luego se descongela para re-cocinar), pero se puede hacer con carne nueva. En ese caso, hay que hacer la carne sobre una plancha/sartén u olla muy caliente, durante dos-tres minutos por lado, para que quede jugosa por dentro. Se reserva la carne aparte, pero la grasa que queda se vierte sobre la olla donde se va a cocinar el plato.

Reciclar carne asada
Reciclar carne asada

En esta olla, con la grasa de la carne (o con aceite de oliva virgen), se sofríen cebollas picadas finas (utilizar una proporción aproximada de 1 medida de cebolla en 4 de carne). Si se usa cebolla congelada (en mi caso pico mucho y luego congelo en un ziploc para evitar picar cada vez, igual que con el ajo), antes de agregar el aceite hay que cocinarlas solas, para que pierdan el agua. Recién agregar el aceite cuando ya estén casi secas. Junto a la cebolla se puede agregar también apio y zanahorias picados.

Cebolla picada congelada para ahorrar tiempo
Cebolla picada congelada para ahorrar tiempo
Sofreír la cebolla a fuego lento para que no se queme y tenga gusto ácido
Sofreír la cebolla a fuego lento para que no se queme y tenga gusto ácido

Freir a fuego lento durante diez minutos. Luego agregar las setas, salpimentar a gusto, y revolver. Dejar que los hongos liberen sus líquidos, dejar otros 10 minutos, ahora a fuego fuerte. Agregar media copa de vino tinto, y continuar con el fuego fuerte durante 10 minutos para quitar el gusto alcohólico pero conservando el sabor del vino. También se le puede agregar media lata de tomate triturado, o dos tomates naturales picados para darle mas volumen a la salsa. Si se agrega tomate, agregar una cucharada de café de azúcar por cada tomate para cortar la acidez.

Setas/hongos variados para salsa
Setas/hongos variados para salsa

Agregar vino a la salsa de setas para carne
Agregar vino a la salsa de setas para carne

Luego bajar el fuego, y terminar de cocinar a fuego lento semitapado (para que no pierda todo el líquido) al menos unos 10 minutos mas. Se puede recalentar muchas veces, la carne se pondrá mas tierna, y los sabores mas concentrados. Para que no se seque, agregarle caldo de costilla/carne en futuras recalentadas.

Maridar con un vino fuerte, como un Rioja, un malbec o un cabernet sauvignon. Hoy elegí un Chakana Cabernet Sauvignon, que se consigue a unos MXP 160 en La Europea, una gran opción de precio – calidad para vinos en México (checa otras opciones de buenos vinos a precios accesibles).

Chakana, vinos de buen precio en La Europea
Chakana, vinos de buen precio en La Europea

Almejas a la marinera fáciles

receta almejas a la marinera provenzal
Esta es una receta que cada uno la hace como quiere, y tiene muchas variaciones según el lugar del mundo, especialmente en España, en donde las recetas son muy diferentes por la diversidad culinaria de sus regiones autonómicas. Aquí en México también hay muchas variaciones, según el restaurante en el cuál uno las pida.

Los ingredientes que vamos a usar para la receta fácil de Almejas a la Marinera son:

Para 2 personas:

1kg de almejas (si son vivas/frescas del Mercado de San Juan, mejor, sino congeladas del supermercado)
Cuatro cucharas soperas de aceite de oliva
2 dientes grandes de ajo
1 cebolla
1 vaso de vino blanco seco
1 cucharada pequeña de harina de trigo

Como adicional se le puede agregar pimentón, un poco de salsa de jitomate, y una guindilla (reemplazada en México por medio chile de árbol o similar).

Preparación:
Lavar bien las almejas en agua fría. Luego colocarlas en una olla (si es una cazuela de barro, mejor), con una taza de agua y ponerlas a cocinar tapadas por unos 5 minutos, o hasta que las almejas se abran. En una sartén aparte dorar la cebolla y los dientes de ajo a fuego lento, y luego incorporar el aceite con el vino a la cazuela de barro u olla de las almejas. Cocinar a fuego lento unos 15 minutos hasta que se evapore el vino y el sabor del aceite penetre en las almejas abiertas.

Servir en cazuelitas de barro o platos soperos.

Guiso de lentejas, receta fácil y muy nutritiva, ideal para invierno

guiso de lentejas tradicional recetas para invierno
Guiso de lentejas

Lo único difícil del guiso de lentejas es acordarse de remojarlas una noche antes, luego la receta es muy fácil. Las lentejas son unas legumbres altamente nutritivas, que aportan el vital hierro para la inteligencia. Son un plato ideal para el invierno por su aporte calórico.

Enjuagar las lentejas remojadas y dejar escurrir. Picar una cebolla, y cuatro dientes grandes de ajo. Rehogar la cebolla picada primero en abundante aceite de oliva (o el que haya) a fuego lento en una olla mediana/grande. Luego de unos quince minutos agregar el ajo picado fino. Agregar varias hojas de laurel. Luego de otros 5 minutos agregar abundante puré de tomate, y mezclarlo bien. Luego agregar las lentejas y cocinar a fuego lento (revolviendo a cada rato para que no se quemen las lentejas del fondo de la olla). Si se seca agregar caldo hecho con un cubito de carne o verdura, y/o vino tinto. Agregar sal y pimienta hasta que esté a gusto.

Algunas variaciones:

1)Mas proteína: agregarle panceta (tocino/bacon) picada en trozos pequeños, y/o chorizo al momento de agregar la cebolla para que se frian juntos
2)Mas verduras: agregarle pimiento morrón, zanahoria, para en cubos chicos y hasta porro (poro) junto a la cebolla
3)Con vino: agregar dos copas de vino junto a las lentejas, subir el fuego hasta que evapore un poco
4)Picante: agregarle 4-5 chiles morilla o de árbol secos

Aclaración: este blog no se hace responsables por los efectos secundarios sonoros y aromáticos de quienes coman este platillo

Receta fácil de gambas al ajillo

Las gambas al ajillo son un plato tradicional de la cocina española, especialmente de los lugares de costa y en el sur de la península. Son un plato tradicional de los xiringuitos (chiringuitos) de playa, esos comederos junto al mar especialistas en pescados y mariscos fritos y otras delicias.

Para preparar las gambas es necesario limpiarlas y pelarlas (quitar cabeza y cáscara) para que penetre mejor el sabor del ajo y el aceite. Con unos 200 gramos de gambas (camarones) por persona es suficiente. Echar un buen aceite de oliva sobre una sartén o cazuela de barro, y freír a fuego lento 3 dientes de ajo cortados en láminas por porción, junto con un poco de guindilla (la guindilla es un chile español, que puede ser reemplazado por un chile de árbol entero, cortado en trocitos.

Cuando el ajo esté a punto de dorarse, introducir las gambas y cocinarlas 5 minutos (si se pasan pueden quedar gomosas). Y listo! Servir en cazuelitas de barro que conservan mejor el calor.

Carne Asada de mas? Es fácil reciclarla para salsa de pasta


En todo buen asado (carne asada, barbacoa, o como le digan en cada lugar) siempre debe sobrar un poco de carne. Lo importante es sacarla antes de que se transforme en un carbón (es decir cuando los invitados empiezan a pedir helado, café o digestivos). Esa carne en general sabe muy seca, a suela de zapato literalmente, si se la calienta en la sartén, plancha u horno.

La solución es humectarla en una buena salsa, logrando una relación simbiótica: la carne adquiere jugos nuevamente y la salsa toma el sabor rico de la carne.

La salsa es la mas básica: buen aceite de oliva extra virgen poco caliente, sofreír cebolla y pimiento (agregar zanahoria si se quiere mas dulce), agregar un poco de ajo cuando la cebolla esté transparente. Luego de cinco minutos añadir un poco de vino de cualquier color que haya sobrado de la velada (como dos copas por medio kilo de carne) y subir el fuego para que evapore en unos 4-5 minutos.

Añadir puré de tomate de cajita o lata, bastante orégano, 4-5 hojas de laurel, y dejar cocinar a fuego lento semi tapado unos 40-50 minutos. Si estás en México se vale agregar con el laurel un poquito de chile de árbol molido o pepperoncino italiano para dar un suave picor.

Servir con pasta al dente, con un trozo de carne al lado. Si la salsa salió pinche, agregar mucho queso parmesano, sino es una herejía. Un reciclado con aspecto de nuevo!